El Románico Soriano

La sublimidad al servicio de Dios

La grandeza y majestuosidad tomaron cuerpo en el nombre de Dios, y tal fue la variedad y belleza de la creación, que le dijeron Románico, en honor a la Ciudad Eterna.

 

Hablar de Ruta del Románico en Soria no deja de ser paradójico, puesto que toda la provincia es ruta en si misma. De tal calibre es la manifestación, que por completa nunca será harta.

Es importante conocer un poco quienes lo promovieron y cuales son las características del románico soriano. Para ello se va a hacer un inciso y explicar someramente la situación de la iglesia. A comienzos del siglo XI la iglesia esta un tanto, vamos a decirlo así, "desorientada". Su labor se concentra en la restauración de las diócesis perdidas por la invasión musulmana, es decir, las antiguas diócesis hispano-godas. La relación con Roma pasaba por ser más bien escasa. Se seguía oficiando de igual forma desde hacía cinco siglos, según la liturgia visigótica-mozárabe y los concilios, son análogos a los viejos concilios visigóticos. Es en este contexto cuando se produce el Concilio de Coyanza en 1055 y la Reforma Gregoriana, buscando una iglesia libre, centralizada y no sujeta al poder civil. Limitando así la autoridad seglar al máximo y dejando únicamente la potestad al rey de elegir a los obispos. Esto provoca cambios de fondo y de forma, quedando sujeto el clero peninsular a la Santa Sede y se produce un cambio en el tipo de liturgia, donde el rito visigótico-mozárabe es sustituido por el romano.

monjeEn definitiva se busca afianzar el poder episcopal sobre los abades de los monasterios. Impulsando la reforma de dichos cenobios se conseguirá también completar el proceso de feudalización, que finalizará con la decadencia moral y disciplinaria del clero. Para ello se hace necesario formarles y encauzarles en la forma de vida que dictan los Sagrados Cánones.

Se reescribe el mapa eclesiástico peninsular. Alfonso VI crea el obispado de Osma dependiente de Toledo, que pasa a ser sede de cierto peso. Esta reforma gregoriana la podemos comentar en tres fases: moderada 1049-73; la fase rígida 1073-85; fase de conciliación 1086-1123. Los artífices en la península van a ser la Orden de Cluny. Su penetración se produce por Cataluña y se va extendiendo por Navarra y luego Castilla y León. Es la dinastía Navarra sita en León y Castilla, la que va a favorecer a los cluniacienses su diseminación por tierras castellanas. Fernando I, Alfonso VI o Doña Urraca, a base de concesiones de prioratos, subprioratos y donaciones monetarias, favorecen el asentamiento. Con todo ello su consolidación en el siglo XII fue total, dando un impulso definitivo a la reforma gregoriana.

Las circunstancias históricas también favorecieron la implantación del románico. Con la desaparición del califato, que quedó desmembrado en una serie de pequeños reinos, que llamaron Taifas, la hegemonía hasta el momento árabe, comienza a ceder en favor de los cristianos. Estos reinos adquieren protagonismo, salvo pequeños incisos como las invasiones almorávide y almohade, el mundo musulmán queda a expensas de los cristianos, solo es cuestión de tiempo la reconquista total. La frontera del Duero comienza a extenderse al Sur y los territorios sorianos quedan definitivamente consolidados. Es ahora cuando toman la iniciativa los reinos cristianos ante esta superioridad, y empiezan a presionar a los reinos Taifas exigiéndoles el pago de tributos, que reciben el nombre de parias. En muchos casos hablamos de cantidades muy sustanciales. Con estas parias se financiaron gran parte de las iglesias y ermitas románicas. Reyes y reinas, condes, damas, nobles, guerreros que hicieron fortuna en el sur, y la propia iglesia con su dinero o con donaciones testamentarias, constituyen las otras fuentes de financiación.

Es a partir de la segunda década del siglo XI, por influencia cluniacense francesa, cuando cristaliza el arte románico. A medida que la presión musulmana cede paulatinamente, se empiezan a reconstruir las iglesias destruidas por incursiones musulmanas, se edifican monasterios y castillos y se fortifican las poblaciones por miedo a nuevas incursiones. En buena parte el románico lo materializan artesanos locales, pero es promovido y canalizado por tallistas de la piedra y maestros lombardos del norte de Italia, albañiles del sur de Francia y por expertos artífices mozárabes. Los monjes cluny trajeron la corriente artística que se conoce con el nombre genérico de románico, como si hubiese sido inspirada a través de la Roma de la época, en la Roma clásica.

Como características más significativas de la arquitectura románica, podríamos señalar la robustez de las formas (la construcción da un aspecto de compactación y fortaleza), la ornamentación o adornos son escasos, aparentando sobriedad. Tiene las bóvedas de cañón o de superficie semicircular con arco de medio punto. El ábside o la parte del templo que forma la cabecera es semicilíndrico con arquerías ciegas de refuerzo (arcos adosados a la pared que refuerzan la estructura) y contrafuertes externos, criptas (capillas bajo la iglesia) de varias naves con cubierta abovedada, altos campanarios de torres de tres y cuatro pisos (de planta cuadrada o circular) o espadaña (que es el muro con los huecos que albergan las campanas), con uno o dos ojos. Decoración rudimentaria de motivación vegetal, zoomórfica y geométrica, figura humana arcaizante y hierática, proliferación del arco de medio punto, incluso en las arquerías ciegas y en los arcos torales y fajones, así como en las puertas y ventanas de doble vano. No siempre se levantan de nueva planta, aprovechan antiguas construcciones, para levantar los nuevos templos.

Otra de las características está en lo polifacético de la arquitectura que va desde monumentos capitales, a humildes capillas. En el caso soriano la arquitectura románica se presenta abundante (la cantidad de monumentos es cuanto menos sorprendente), tardío (hasta 1123 Medinaceli estaba en manos musulmanas, creando inestabilidad en la zona) y de carácter eminentemente rural (se podía decir que todas las localidades tiene su vestigio). Destaca el románico porticado o presencia de pórticos adosados a la iglesia y la influencia silense. Algunos investigadores sostienen que su origen esta en la iglesia de San Miguel, en San Esteban de Gormaz de finales del XI.